VOCACIONES

Por Cristo y por los demás, hazte Sacerdote Anglicano !!!

Cristo te necesita… 

Cristo, la Iglesia, la sociedad te necesita. Y por muchos motivos. Se requieren sembradores de la palabra de Dios, ministros de los sacramentos y de la Eucaristía, servidores de la caridad… Pastores, en fin, que cuiden y guíen la comunidad cristiana.

Así que abre tu corazón a Dios y déjate sorprender por Cristo. Dale el derecho de hablarte. Abre las puertas de tu libertad a su amor misericordioso. Deja que ilumine con su luz tu mente y acaricie con su gracia tu corazón. Haz la experiencia liberadora de la Iglesia como lugar de la misericordia y de la ternura de Dios para con los hombres. Solamente de esta manera, tan sincera como decidida, vas a comprender la propia vocación y encontrarás tu propio camino.

Quien ha escuchado a Cristo, enseguida va a oír la voz de esas gentes, que necesitan la ayuda de aquellos servidores fieles que entregan su vida al servicio de Cristo, de la Iglesia, del mundo.

Si Cristo te necesita, él te dará la fuerza para seguir adelante y realizar plenamente una vocación sacerdotal. ¡Ayudaos mutuamente, que se es como vais a ser de verdad cristianos! como dice San Pablo.

La disponibilidad tiene que ir unida a la modestia, a una sencilla humildad que sabe muy bien que oficio tan admirable, como es el de ser sacerdote, solamente se puede desempeñar dignamente con la gracia y la ayuda de Dios. Que por otra parte, nunca ha de faltar a quien sinceramente se la pide.

Si Cristo te necesita, quiere hacer contigo algo grande y distinto de cuanto puedes pensar. Solamente hace falta que aceptes su llamada y vivir con sus mismos sentimientos. Llénate de confianza, pues será el mismo Cristo tu inseparable compañero de camino.

No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida.

 INFORMES : vocaciones@iglesiaanglicana.org